¿Qué debemos de saber sobre el agua?

16/07/2014

 

Mantenerte en un estado óptimo de hidratación antes, durante y después de la práctica deportiva garantiza un máximo rendimiento deportivo y prevenir problemas derivados.

 

  • No tiene un valor calórico, pero su importancia para la vida solo es superada por el oxígeno.
  • Significa mas del 70% del peso corporal en el adulto.
  • La sed es un mal indicador de la necesidad de agua. Cuando tenemos sed ya se ha iniciado una pequeña deshidratación.
  • Una buena fórmula sería el pesarse antes y después del ejercicio y reponer el agua perdida. El peso que perdemos inmediatamente post-esfuerzo es a costa del agua, nunca de la grasa corporal.
  • Añadir electrolitos al agua suele ser beneficioso en esfuerzos intensos y largos ya que ayudan a “fijar” el agua y contribuyen a que la hidratación sea más profunda.
  • Existen preparados isotónicos que contienen las cantidades adecuadas de  electrolitos (sodio, potasio, calcio y magnesio) y carbohidratos (glucosa y fructosa), para facilitar el trabajo muscular y ayudar en la recuperación.
  • Para una persona de 70 Kg. la ingesta ideal de agua sería de dos litros y medio al día siempre teniendo en cuenta factores individuales.
  • El deportista debe incrementar esta ingesta, valorando además el calor ambiental y el tipo de actividad. No debemos realizar actividad física sin un correcto aporte nutricional e hídrico.

 

Los Servicios Médicos de la RFET y la Clínica Mapfre de Medicina del Tenis te ofrecen estos consejos para hacer del tenis un deporte protegido médicamente desde la medicina especializada.