Lesiones Musculares en el Tenis. La rotura fibrilar

15/02/2016

¿QUÉ ES?


Es una lesión que se caracteriza por la rotura más o menos importante de la fibra muscular.Normalmente afecta a un músculo biarticular, es decir, que “salta” dos articulaciones.


La rotura de la fibra muscular se produce durante una contracción llamada excéntrica, es decir, que se realiza mientras el músculo se está alargando en longitud.Toda rotura de fibras,además, se sitúa en uniones mioconectivas, esto es,en zonas donde el músculo se une al tejido de sostén que lo conforma, llamado conectivo, similar al tejido tendinoso.


TIPOS DE LESIÓN


Aunque desde un punto de vista médico existen tres grados de lesión, coloquialmente conocemos la rotura fibrilar (se rompen unas pocas fibras), la rotura muscular parcial (mayor número de fibras dañadas) y la rotura muscular total. En el tenis, tenemos dos lesiones de fibras características: el llamado tennis leg y la rotura del recto abdominal.


CÓMO IDENTIFICARLA


Se asocia siempre al llamado "tirón” muscular. Se trata de un dolor agudo y súbito más o menos aparatoso. Si la lesión es suficientemente importante, el deportista será incapaz de continuar su actividad. A la palpación inmediata notaremos un dolor agudo que nos situará la lesión. Si la rotura es importante, aparece una deformidad en el relieve corporal a la que llamaremos hachazo muscular.


Es habitual que con el paso de las horas o o los días aparezca cierto grado de sufusión hemática (el clásico “moratón”), siempre por debajo de la lesión. Para confirmar el diagnóstico se debe practicar una ecografía o, en su defecto, una resonancia magnética.

 

QUÉ HACER


Aplicar inmediatamente hielo en la zona afecta,procurando que entre éste y la piel,exista una protección en forma de toallita o papel, para evitar quemaduras por frío. La visita médica es obligada el diagnóstico y el pronóstico de la rotura.


Reposo inicial obligado. La lesión de la fibra muscular requiere un tiempo biológico de reparación. Una herida en el músculo tarda en cicatrizar entre 2 y 3 semanas. Durante este tiempo incorporaremos de forma progresiva, y más o menos temprana, la carrera continua, los estiramientos, los masajes y los cambios de ritmo.


QUÉ NO HACER


Debemos evitar los masajes intempestivos y precoces, puesto que estos sólo consiguen aumentar aún más la lesión. Debemos evitar la aplicación de calor o la administración de antiinflamatorios inmediatamente después de la lesión, puesto que aumenta el riesgo de sangrado.

 

Clinica Mapfre de Medicina del Tenis

Unidad Científica

@ClinicaTenis